«Volver a inicio

Constelaciones Familiares Sistémicas
Constelaciones Individuales


“Mira, nosotros no amamos como las flores, gestados durante un solo año; cuando amamos, nos sube por los brazos una savia inmemorial”

Rilke

Para completarnos como seres humanos necesitamos incluir en nuestro corazón a todas las personas que, de una forma u otra, comparten nuestro destino. Si existen desequilibrios o ausencias sin sanar en nuestras relaciones; nuestra alma no puede estar en paz.

Nuestros vínculos de mayor fuerza son los familiares aunque también influyen en nuestra sensación de plenitud otro tipo de relaciones: de amistad, laborales, etc. A través de una larga experiencia, Bert Hellinger, el creador de esta forma de trabajo, ha ido descubriendo ciertas leyes que deben cumplirse para que reine la paz en cualquier sistema. A éstas leyes las llamó "órdenes del amor". Cuando estas leyes se cumplen, cuando a cada integrante se le reconoce su lugar, es posible reparar las heridas de nuestros sistemas vinculares y su resonancia en nuestra vida diaria y nuestra salud psicofísica.

El trabajo de Constelaciones Familiares consiste en reconocer el lugar de cada integrante de un sistema para facilitar movimientos de reconciliación. Este trabajo se puede realizar en forma de talleres o como parte de sesiones individuales. En todos los casos el material de trabajo es el "campo morfogenético" del sistema - el campo o espacio sutil que contiene la información del mismo -.

Trabajando en forma grupal se eligen representantes para algunos integrantes del sistema del cliente. Estos representantes, a través de una actitud centrada y despojada de todo pensamiento hacen manifiesta la información del campo; habilitando movimientos hacia la solución. En forma individual podemos acceder a este campo de información a través de una atención centrada en el cliente y sus sensaciones internas.

De esta manera es posible encontrar repuestas y soluciones para conflictos relacionales, síntomas físicos, temas laborales, toma de decisiones, etc. En general cualquier tema humano puede verse totalmente diferente desde esta perspectiva que tiene en cuenta los lazos invisibles que nos unen a nuestros sistemas de pertenencia y, sin saberlo condicionan nuestro destino. Una vez que reconocemos y reordenamos esta red vincular podemos quizás liberarnos de cargas que no nos corresponden o comprender nuestra vida y tomar decisiones desde un lugar mucho más real.

«Volver a inicio